Bases, bases y más bases del adiestramiento canino

Tantos años dedicándonos al adiestramiento con perros, intentando montar ejercicios para poder competir con ellos en diferentes modalidades como son la Obediencia deportiva y el Mantrailing y sin darnos cuenta nos saltamos lo más importante, LAS BASES DEL ADIESTRAMIENTO CANINO.

Cuando tenemos un perro de trabajo, que ya de por sí nos ofrece mucha conducta, puede que no echemos en falta nunca trabajar las bases del adiestramiento o habernos permitido el lujo de trabajar sobre ellas muy poquito y que no se note en nuestro perro. Pero cuando tienes un perro que no es de trabajo (como es nuestro caso) y encima es un perro que con frecuencia desconecta del entrenamiento en mitad de un ejercicio, no te queda otra que trabajar muy bien las bases del adiestramiento.

¿De verdad son tan importantes las bases del adiestramiento?

Sí lo son y muchísimo más de lo que nos creemos. Nosotros no habíamos caído en esa conclusión tan estricta hasta que hace un par de fines de semana nos fuimos a un Workshop de OCI, con nuestros amigos de Senda canina. Allí nos juntamos adiestradores caninos de diferentes puntos de España, perros que están a un gran nivel de competición y todos los fallos que ocurrían con ellos eran por lo mismo, la falta de unas buenas bases de adiestramiento, unas bases sólidas y bien estructuradas.

¿Qué son las bases?

Para cada disciplina del mundo del perro se necesita de unas bases específicas. Por ejemplo no podemos pretender entrenar las mismas bases de entrenamiento para practicar OCI, que para practicar Disc DogLas bases son los cimientos sobre los que vamos a construir el entrenamiento de la disciplina que vayamos a practicar. Así que para hablar de bases del adiestramiento no podemos hacerlo de manera estándar y deberíamos hablar de manera individual de cada una de las bases que se necesitan para cada disciplina.

Nosotros en este artículo vamos a hablar un poco sobre las bases del Mantrailing que es sobre lo que más hincapié estamos haciendo.

Las bases del entrenamiento de Mantrailing

En esta disciplina tan de moda, estamos acostumbrados a ver trabajos de búsqueda muy pobres en los perros y carentes de recursos de búsqueda. No pretendemos criticar el trabajo de otros profesionales, pero sí dar nuestra opinión.

Para simplificar un poco, se suele empezar la casa por el tejado. Le solemos enseñar a los perros que el fin de la búsqueda es el encontrar al figurante y la verdad, conseguir eso es bastante simple. Pero nos olvidamos de enseñarle a los perros a buscar con el mismo ritmo de búsqueda durante todo el trail y luego vemos trabajos en el que los perros comienzan a correr cuando el foco de olor es más fuerte.

También es muy común no entrenar a los perros a que sigan las pisadas del figurante, no le dan mucha importancia a este detalle y los días que corre un poco de aire solemos ver a perros que son muy eficientes, ir dando bandazos de un sitio a otro intentando localizar partículas.

Por último y para no extendernos más, ya que todavía quedarían muchas más bases de entrenamiento para lograr hacer un buen trabajo de Mantrailing, en el que viésemos a los perros tener muy claros todos los conceptos, deberíamos enseñar a los perros qué tienen que hacer para volver a localizar el rastro cuando desaparece el trail.

Todos estos pequeños conceptos deberíamos entrenarlos mucho antes de empezar a trabajar sobre la conducta final, que sería que el figurante se escondiese a cierta distancia y que el perro lo localizase. Y aunque existen muchísimas más cosas que deberíamos tener en cuenta antes de comenzar a realizar un buen trabajo, éstas serían las principales bases del entrenamiento de Mantrailing que tendríamos que entrenar.

Cómo elegir a un buen adiestrador

A continuación vamos a dar unas pautas para saber cómo elegir a un buen adiestrador.

Llevamos muchos años en el mundo canino y por desgracia hemos conocido a muchas personas que han sido engañadas por alguien que se hacía llamar “adiestrador canino” o se han llevado una gran decepción por el trato que ha recibido su perro.

Nuestra sorpresa viene tras preguntarles a estas personas por qué decidieron contratar a esa persona, ya que sus respuestas han sido muy parecidas “como no entendemos, por eso lo contratamos”, “nos dijo que su método es el mejor y que lleva más de 30 años utilizándolo”, etc….

NO TODOS LOS ADIESTRADORES CANINOS SON IGUALES.

Nosotros no vamos a criticar a través del artículo ningún método de adiestramiento, ni a nadie en concreto, pero sí vamos a dar al lector unos pequeños consejos para que no se lleve en un futuro un fiasco y piense que todos los adiestradores somos iguales.

Lo que está en negrita es lo que nosotros creemos que hay que evitar y lo siguiente es nuestra explicación de por qué hay que evitarlo.

  • El adiestrador que utiliza métodos que pueden dañar la integridad física de nuestro perro

En la actualidad y por suerte para los que consideramos a nuestros perros uno más de la familia, hay muchas herramientas en el mercado para poder tratar cualquier problema con un perro, sin la necesidad de utilizar collares de pinchos, de ahogo, etc…

  • Quien lleva 30 años dedicándose al adiestramiento y sigue utilizando los mismo métodos que hace 30 años

Simplemente, piensa cómo se trataba hace 20 años a los perros. La gran mayoría de personas pensaba que el perro debía estar en el jardín aunque estuviese nevando y en la calle hubiese -15º.

¡OJO! Hay muchos adiestradores que llevan 30 años en el mundo del perro, se han actualizado en cuanto a formación se refiere y no utilizan los mismos métodos que cuando empezaron. A esos sí deberías contratarlos, ya que le experiencia es un grado.

  • La persona que te dice “este perro necesita mano dura”

Si tu perro tiene un problema emocional, agresividad por ejemplo, lo que menos necesita es mano dura. Ningún animal debe ser tratado con mano dura y que deje de hacer lo que hacía antes por miedo. Es preferible enseñarle qué puede y qué debe hacer en esas situaciones.

  • El adiestrador que no te deja asistir a las clases que recibe tu perro

Si no te dejan ver lo que hacen con tu perro, mejor no lo lleves allí. ¿Dejarías a tu hijo en una guardería donde no te dejasen ver lo que hacen con él? Nosotros tampoco.

  • El que no te da antes de empezar a trabajar con tu perro unos objetivos mínimos, los cuales tu perro alcanzará cuando termine el adiestramiento

Si por ejemplo contratas un servicio de adiestramiento que cuesta X y consta de 10 sesiones. Que quede bien definido qué va a conseguir hacer tu perro cuando termine esas 10 sesiones. Es mejor que te digan que pasadas esas 10 sesiones tu perro va a saber sentarse, tumbarse, caminar junto sin tirar de la correa, etc…. para que si pasadas esas 10 sesiones tu perro no lo hace, que puedas reclamarle, ya que no estaría cumpliendo con los mínimos acordados con anterioridad.

  • Adiestrador que pretende venderte un adiestramiento para corregir cualquier problema

Es un punto a tener muy en cuenta si no quieres pagar dinero de más. Si tu perro tira de la correa, no necesita saber sentarse, tumbarse, acudir a la llamada, etc… Necesita aprender a pasear de una forma tranquila. Que no te vendan lo que no necesitas.

  • El que tira piedras a nuestro perro con un tirachinas

¿Te sorprende este punto? Pues sí, hay personas (porque adiestrador no se le puede llamar y bajo nuestro punto de vista tampoco se les tendría que llamar personas) que utilizan un tirachinas en algunas de sus sesiones.

Hay muchos más punto que podríamos poner, pero creemos que ya tienes suficientes puntos a tener en cuenta para saber diferenciar y contratar a un buen adiestrador.