Adoptar, una cuestión de cabeza y no de corazón

Adoptar, una cuestión de cabeza y no de corazón, es un artículo con el que queremos exponer nuestro punto de vista sobre las adopciones caninas, las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de adoptar y relatar una historia de un caso que conocemos de primera mano.

Antes de nada (y para evitar futuras críticas si alguien se siente ofendido), debemos puntualizar que estamos 100% de acuerdo con lema de “no compres, adopta”, que una de nuestras perritas es adoptada y que tenemos permanente todo el año una oferta para adoptantes.

Pero la realidad a veces es muy diferente de las buenas acciones que pretenden tener las personas. Muchas veces no tenemos en cuenta algunos pequeños detalles a la hora de adoptar y lo que realizamos con toda la buena intención del mundo adoptando un perrito de un albergue, se convierte en un quebradero de cabeza muy grande.

¿Sabemos la procedencia de ese perro y la clase de vida que tenía antes?

Perro abandonadoLa labor que hace el voluntariado de muchos albergues es maravillosa e indiscutible, pero desgraciadamente es imposible conocer la historia de todos los perros que rescatan de la calle y no se sabe nada de su vida anterior. Sólo saben que están rescatando a un perro (que algún mal nacido ha tenido el valor de abandonar) que vaga asustado y hambriento por la calle.
En muchos casos no sabemos si dentro de su anterior casa tenía comportamientos dominantes, si era muy nervioso y rompía cosas u otros comportamientos que debido al miedo que tiene en el momento de su rescate, no se pueden apreciar. Añadimos que, esos comportamientos ni ningún otro comportamiento son excusa para abandonar a su suerte a un animal.

La dura vida de un albergue

Pasamos de la mala experiencia que supone el abandono, a vivir en un albergue con muchísimos más perros. Un sitio en el que hay perros de todo tipo (agresivos, miedosos, que no paran de ladrar, etc…) y que genera muchísimo estrés vivir allí.Perro en un albergue

Nosotros estuvimos ejerciendo de voluntarios en una protectora (no queremos hacernos publicidad con esto, por lo que no vamos a dar el nombre) y la verdad, es un ambiente muy estresante para los perros. Allí desgraciadamente y debido a la gran cantidad de perros que hay, se generan algunas peleas. También hay perros que hasta que no son adoptados, no vuelven a salir a la calle. Aquí debemos añadir que, por lo menos donde estuvimos nosotros de voluntarios, las voluntarias intentaban que salieran todos, todos los días que había paseos (cosa que es matemáticamente imposible debido a la gran cantidad de perros que hay).

Llegó la hora de ser adoptado

Aquí es donde tenemos que tener cabeza y ser conscientes de lo que nos vamos a llevar a casa. Claro está que si por nosotros fuera, nos llevaríamos a todos los perros abandonados a nuestra casa para darles la vida que se merecen.

Perro adoptado en un albergueLa mayoría de los perros que encontramos en los albergues son mestizos. Así que, tenemos que saber que si nuestro perro es un cruce de galgo, va a necesitar salir al campo a correr. Que si es un cruce de perro sabueso, vamos a tener que estimularle mucho su olfato. Y así con todos.

Pero volvemos al principio, lo que posiblemente estemos viendo sea un perro asustadizo. Un perro que su forma de ser, no es ni parecida de lo que se ve en el albergue o de lo que nos dicen los voluntarios.

Por fin el calor de una casa

Cuando por fin encuentra un nuevo hogar y los niveles de estrés vuelven a ser normales, es cuando veremos el tipo de perro que tenemos. Cosa que la mayoría de los que adoptan a un perro, no tienen en cuenta.

¿Tienes los conocimientos necesarios para hacer frente al nuevo comportamiento de tu perro? Algo muy importante que todos los que deciden adoptar a un perro deberían tener en cuenta.

Ahora y para no extendernos más, vamos a contaros un caso que conocemos de primera mano.

Lo llamaremos “El mestizo de Podenco”

Un perro que en el albergue era un perro tranquilo, no se llevaba mal con otros perros ya que los evitaba, pero tenía algo de desconfianza hacia las personas (eso es lo que dijeron en el albergue).

Al ser adoptado y sacado de lo que se había convertido en su casa, tenía miedo a salir a la calle, tenía miedo a las personas y que empezaba a mostrar claros síntomas de ansiedad por separación (conducta que aparece muy frecuentemente en perros adoptados, si no toman las medidas necesarias su nueva familia).

Resumiendo, cuando empezó a desaparecer el miedo a salir a la calle, empezó a mostrar agresividad hacia otros perros. En el albergue no mostraba ese comportamiento debido a la gran cantidad de estrés que tenía (lo llamamos estrés para que lo entienda todo el mundo, cualquiera que conozca un poco la gestión emocional canina querrá matarme por etiquetar todas las conductas con el estrés). Llego a sacar los dientes en alguna ocasión dentro de casa a su nueva familia. Y cada vez iba a más su ansiedad al quedarse solo.

¿Os vais imaginando el final de la historia?

El final de la historia es lo más triste, ya que tuvo que ser devuelto al albergue porque su nueva familia no podía con todos esos problemas. Casos así se dan muchas veces por no tener en cuenta los puntos anteriores.

Perros con miedo a los petardos

Es normal que la gente quiera ayudar a los perros con miedo a los petardos en sus blogs, ya que en estas fechas tan señaladas hay muchísimas personas que utilizan pirotecnia para celebrar sus festividades. Pero por lo que estamos leyendo, todos van orientados a cuando un perro está en casa y la realidad es que los perros en estas fechas también tienen que salir a la calle a hacer sus necesidades.

Así que nosotros vamos a intentar aportar nuestro granito de arena para que podáis realizar esos paseos con normalidad.

Medidas de seguridad a tener en cuenta para los paseos

  • Lo primero que tenemos que hacer es, no pasearlo por zonas donde exista la posibilidad de que tiren un petardo. Pero como la gran mayoría de las veces es algo que no podemos prevenir, ni saber cuándo y dónde va a pasar, lo mejor es que en esas fechas evitemos soltar a nuestro perro a no ser que sea un sitio controlado y que sepamos que no puede escaparse si se asusta.
  • Lo segundo que tenemos que tener para los paseos con nuestro perro, es un collar de hebilla bien acolchado y cómodo.
  • Lo tercero e igual de importante que lo primero y lo segundo, ajustar el collar todo lo que podamos sin ahogar a nuestro perro, pero que no pueda sacar la cabeza. Lo aconsejable es que quepa nuestro dedo entre el cuello y el collar.
  • Lo cuarto y no menos importante es tener una correa que esté en perfectas condiciones y no pueda romperse en un momento dado.

¿Por qué un collar de hebilla bien acolchado para pasear a nuestro perro?

Por varias sencillas razones:Collar de hebilla cómodo y acolchado

  • Los de clip pueden romperse en un momento dado y seguro que con mala suerte, se nos rompe en el momento que nuestro perro se asusta y empieza a estirar como un loco.
  • Porque los de hebilla los podemos ajustar al cuello de nuestro perro y nos da la tranquilidad de que no se va a agrandar con los tirones.
  • El acolchado en imprescindible para no causar lesiones a nuestro perro si estira de la correa

Herramientas para ayudar al perro a combatir el miedo

En el mercado hay muchas herramientas que nos pueden ayudar con nuestros perros y facilitarles a llevar mejor sus miedos durante el paseo, pero nosotros vamos a nombrar una en particular, que es la que hemos utilizado en nuestras terapias y nos ha funcionado de maravilla.

¿Camisetas anti-estrés/ansiedad? No nos hemos vuelto locos, estas camisetas van de maravilla.

Las chaquetas anti-estrés están basadas en los estudios de Temple Grandin y en la acupuntura. Utilizan tres técnicas de relajación: presión mantenida, acupresión y el método Tellington Touch.

La agradable presión que ejerce la camiseta anti-estrés sobre el cuerpo del perro, ayuda a calmarlo cuando está ansioso, excitado o con miedo. Muchos perros responden desde el primer uso, más del 80% de los propietarios de perros afirman que los síntomas de ansiedad se reducen cuando sus perros usan la chaqueta de manera habitual.

Aunque el funcionamiento es el mismo, vamos a nombrar dos porque depende del perro el que le funcione mejor la Anxiety Wrap o la Thundershirt.

En nuestra página amiga de Family Dog son muy fáciles de conseguir.

Camiseta anti-estrés anxiety-wrap
Medidas tranquilizadoras activas

Una vez hemos tenido la mala suerte de coincidir con un petardo a mitad de nuestro paseo y nuestro perro se ha asustado tanto que no responde a nuestras indicaciones (sobre los estados emocionales ya hablaremos en otro artículo), lo mejor es alejarnos del escenario donde ha sucedido e intentar tranquilizarlo.

La mejor manera de tranquilizar a nuestro perro no es ir corriendo a abrazarlo, lo mejor es darle una actividad que le guste mucho hacer para que se relaje como por ejemplo juegos de olfato.

Si tu perro es muy glotón, os aconsejamos que le enseñes previamente juegos divertidos de buscar comida. Y si por el contrario es muy juguetón, que le enseñes a que busque su juguete favorito.

Bajo nuestro punto de vista, los ejercicios de olfato son la mejor manera de relajarse y a la vez de divertirse para nuestros perros.

Y para terminar, si tu perro tiene miedo a algo y quieres darle solución, lo mejor es que contactes con algún profesional que te ayude con una modificación de conductas no deseadas.

Mi perro tira de la correa

Éste es uno de esos artículos que no sabíamos bien si hacerlo o no, ya que a lo largo de estos años, hemos visto muchísimos blogs que han escrito sobre este tema.

Pero claro, luego vas paseando por la calle y te das cuenta de que no a todo el mundo les han llegado todos esos artículos. Así que, aquí vamos y esperamos que les resulte de gran utilidad.

Si tu perro tira de la correa, te has parado a pensar alguna vez por qué lo hace. Muchos clientes nos llaman por este motivo y nosotros siempre les planteamos una serie de preguntas sobre el tema.

  1. ¿Qué materiales utilizas para el paseo?
  2. ¿De qué tamaño es la correa con la que realizas el paseo?
  3. ¿Dejas ser perro a tu perro cuando sale a pasear?
  4. ¿Cuántas veces al día sale tu perro a pasear?

Y ahora viene la pequeña charla de moral. Olvídate del líder de la manada, la televisión es televisión y no hay que intentar hacer lo que se ve en ella (si estás teniendo problemas en este sentido, estamos seguros que alguna vez has intentado hacerlo como en la tele, ¿verdad?).

  1. En el mercado hay una gran variedad de productos para el paseo, que están diseñados para facilitarnos la vida a los humanos. Nosotros utilizamos el arnés anti-tiro Easy-Walk para los paseos con nuestros perros. Esto no quiere decir que tengas que utilizar éste, pero sí alguno con las mismas características. Ahora por internet es muy sencillo conseguir las cosas y muy baratas. Busca cualquier vídeo en You Tube poniendo “arnés anti-tiro Easy-Walk” y verás qué maravilloso es pasear a tu perro con ese arnés.
  1. Aunque parezca la típica frase, el tamaño importa, y mucho. Cuántas veces has visto a alguien paseando con su perro con una correa cortísima y te ha dicho, es que como tiraba mucho, me he comprado una correa más corta.

¡Error! Cuanto más larga sea la correa, mejor. Dependiendo del perro y acorde con su tamaño, solemos aconsejar de entre 3 y 5 metros.

¡Tranquilo/a! en el siguiente punto te lo explicamos.

  1. Un perro, aunque sea un miembro más de la familia, necesita ser perro. Necesita interactuar con el entorno, con otros perros. Y cómo lo hacen, pues muy sencillo. Olfateando los pipís de los otros perros, dejando el suyo propio, olfateándolo todo para saber quién ha pisado por allí.

Qué sucede cuando lo paseas con una correa muy corta o atado de un bozal anti-tiro. Que no lo dejas ser perro. Cuando estira para llegar a un olor, le estiras para que no te adelante o simplemente para no dejarlo oler.

Si lo paseas con una correa larga, tienes toda la longitud de la correa para dejarlo llegar hasta ese olor que tanto le gustaría oler y te evitas que te vaya estirando. ¿Pierdo autoridad si dejo a mi perro pasear por delante de mí? Ahora es cuando te contestamos “olvídate del líder de la manada, la televisión es televisión y deja a tu perro ser perro”. Seguro que te lo agradece y notas un gran cambio.

  1. Mi perro sale 5 veces al día. Nos parece estupendo pero, ¿sale 5 veces al día a ser perro o te acompaña a que tú realices tus asuntos (comprar el pan, el periódico, etc…)? Vivimos en una sociedad estresada y sin darnos cuenta estresamos a nuestros perros también. Nunca te ha pasado que te has llevado a tu perro a comprar el pan y has ido tirando de él porque te iban a cerrar la panadería. A esto nos referimos con dejar a tu perro ser perro en los paseos. El paseo debe ser para tu perro, no para que te acompañe a hacer tus recados.

Y ya para terminar, olvídate de los collares de ahogo, de púas o de cualquier material que pueda dañar la integridad física de tu perro.

Ahora haz una pequeña reflexión de cómo realizas el paseo con tu perro y prueba lo que te decimos en el artículo.